Los enjuagues bucales podrían afectar negativamente tu salud

Como señalan diversos estudios, las personas que usan enjuague bucal pueden aumentar su presión sanguínea y su riesgo de prediabetes y diabetes (1, 2).

¿Y como es esto posible?

La clave está en nuestro microbioma, ese conjunto de genes de organismos microscópicos (microorganismos) presentes en nuestro organismo. Muchos pensamos únicamente en el intestino cuando oímos hablar de microbioma o bacterias, pero lo cierto es que estas no solo están en el intestino, sino que también contenemos, y muchas, en nuestra boca. Realmente están en todo nuestro cuerpo, y sin ellas no podríamos vivir.

Las bacterias saludables y útiles de nuestra boca tienen varias funciones, destacando entre todas ellas la implicación que estas tienen en ayudar a promover la formación de óxido nítrico, un compuesto químico que tiene un rol importante para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Se produce en el endotelio y algunas células nerviosas y sirve como: vasodilatador, relaja los vasos sanguíneos para que la sangre circule sin problema por el cuerpo, regula la presión y evita la formación de la placa aterosclerótica, evita la formación de trombos, fortalece el sistema inmunológico, tiene efectos antiinflamatorios, es un efectivo neurotransmisor y también un excelente antioxidante.

Cuando comemos alimentos ricos en nitratos, como las hojas verdes, lechugas, espinacas, apio… y en especial la remolacha, uno de los alimentos con mayor contenido en nitratos, las bacterias de nuestra boca se encargan de transformar, antes de que lleguemos a tragarnos estos alimentos, los nitratos en el beneficioso óxido nítrico.

Pero si tú has usado algún enjuague bucal, seguramente habrás eliminado todas estas bacterias tan beneficiosas y necesarias para gozar de buena salud y prevenir enfermedades como la hipertensión y la diabetes.

Por tanto, deja de lado tu enjuague bucal, empieza a comer de forma más saludable, eliminando los procesados y añadiendo muchas frutas y verduras, que es la mejor forma de gozar de una buena salud bucal y asegurarnos tener una buena y óptima salud en general previniendo muchas de las enfermedades del síndrome metabólico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *