Consigue unos huesos más fuertes y evita la osteoporosis

¿Aún no has visto mi último video donde les hablo sobre como conseguir unos huesos más sanos y fuerte?  Aquí te dejo el enlace por si aún no has tenido la ocasión de verlo.

https://youtu.be/hvITOAUxcp0

Me encantaría que vieras este video, primero porque se que si aplicas lo que en él te cuento, te va a ayudar, y mucho, a mejorar tu salud ósea. Y en segundo lugar, porque el estudio del que les voy a hablar hoy,  nos muestra como una de las sugerencias que les cuento en el video y, que deberías aplicar desde hoy mismo, es el factor clave para poder tener huesos fuertes. Y no, no es tomar más calcio.

Todos sabemos la importancia que juega la alimentación en nuestra salud. Ingerir alimentos saludables y llenos de nutrientes, va a ser que podamos gozar de mayor longevidad y calidad de vida.

En cuanto a la salud de los huesos, esto no es menos. Seguro que todos sabemos la importancia, de tanto haberlo escuchado por todos lados, que juegan los minerales, en especial el calcio, para poder tener huesos fuertes. No hay médico, nutricionista, o incluso anuncio televisivo  (los cuales, por supuesto, tienen conflictos de interés) que no nos recuerden esto cada día.

Y no voy a negar que este hecho es importante, obviamente necesitamos disponer de suficiente calcio en el organismo para poder tener buena salud ósea y, salud en general. Pero no solo de calcio se nutren nuestros huesos, necesitan otros nutrientes tan importantes, o más, como lo es el calcio, ya que actúan en sinergia todos ellos para formar huesos sanos y fuertes.

La paradoja aquí, es que las tasas de fracturas de cadera son más altas en los países desarrollados, donde el consumo de calcio es mucho más alto que en los países en vías de desarrollo que no llegan a las recomendaciones diarias de este mineral.

Por tanto, estamos consumiendo todo el calcio que necesitamos, incluso en dosis mayores a las recomendadas, pero aún así siguen existiendo, y parece que va en aumento, los problemas de salud ósea.

Como comentaba anteriormente, uno de los problemas es que nos centramos únicamente en un mineral, el calcio, y nos olvidamos por completo de la sinergia que juegan otros micronutrientes junto con el calcio, como lo son el magnesio, la vitamina D, vitamina K2…

No es de extrañar entonces que, respecto a los suplementos minerales, los más vendidos tratan los estados carenciales de calcio y la osteoporosis (1).

Pero existe aún un aspecto que juega un papel en la salud ósea, aunque cueste creerlo, más importante que la alimentación.

Y ese aspecto no podía ser otro que el ejercicio. Y es que según este estudio (2), el ejercicio parece tener mayor importancia que la dieta en relación con la densidad mineral ósea, principalmente por su efecto directo, al tener que soportar una carga.

Como ya he dicho varias veces, no somos lo que comemos, somos lo que absorbemos, así que de nada vale que tomemos grandes cantidades de vitaminas y minerales, si estos no van a donde tienen que ir, que son las células.

Y parece ser, que el ejercicio, vuelve a ser nuestro mejor aliado para gozar de buena salud, ya que juega un papel de vital importancia, en que estos micronutrientes que consumimos a través de los alimentos, lleguen a donde tienen que llegar para cumplir sus funciones.

En el caso de los huesos, como nos demuestra dicho estudio, el ejercicio es vital para que estos se mantengan sanos y fuertes. No importa lo bien que estés comiendo si no estás realizando ejercicio. Especialmente ejercicio de fuerza.

¿Por qué es tan importante el ejercicio para la salud ósea? Pues porque es el único medio del que disponemos, para estresar y crear cierta tensión a nuestros huesos, algo totalmente necesario para que estos sientan la verdadera necesidad de volverse fuertes y poder soportar esta tensión a la que estamos sometiendolos con nuestro entrenamiento, con lo cual, van a tener que atraer hacia ellos, todos esos micronutrientes (calcio, magnesio, vitamina D…)  ingeridos con los alimentos y que se encuentran en la sangre, pudiendo así depositarse finalmente en los huesos, volviendolos a estos más sanos y fuertes.

Así que como conclusión final, lleva una buena alimentación, donde abunden alimentos ricos en minerales, como lo son las frutas, verduras, legumbres…exponte al sol cada día y, sobre todo, empieza desde hoy mismo, a realizar tu entrenamiento de fuerza.

Espero que les haya gustado y les sirva de ayuda la información que les comparto, y si es así recuerda lo más importante, compártela ahora tú con todas esas personas que creas que le puede servir de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *