No Necesitas Más Proteína

Es parte de la naturaleza humana esperar la forma más fácil de lograr obtener resultados positivos en muchos aspectos de la vida, incluida la construcción y mantenimiento de la salud.

Comer proteínas parece mucho más fácil y placentero que ir al gimnasio, pero no es mejor idea que ir al gimnasio cuando buscamos un aumento de la fuerza y la masa muscular.

Desarrollar un cuerpo musculoso y fuerte, algo clave para gozar de buena salud y alcanzar una longevidad independiente y vivir bien a medida que envejecemos, es el resultado del ejercicio, no de consumir más proteínas.

La pérdida de masa muscular es algo que antiguamente estaba relacionado principalmente con las personas mayores, a día de hoy, incluso las personas más jóvenes, están sufriendo de esta pérdida de masa muscular debido a la inactividad.

La razón de esta pérdida de músculos, no es la falta de proteínas en la dieta, es la falta de actividad física, más específicamente, el entrenamiento de fuerza o resistencia.

Según algunos expertos se requiere una mayor ingesta de proteína para desarrollar y mantener los músculos.

¿Pero es esto cierto?

La mayoría de los estudios muestran que el aumento de la ingesta de proteína, no se traduce en un aumento de la masa muscular. De hecho, la investigación muestra que cuando las personas, que consumen diferentes cantidades de proteínas, llevan a cabo el mismo programa de entrenamiento, consumir más proteína, llegando incluso hasta el doble de la cantidad, en comparación con otros grupos, no se observa ninguna ventaja a la hora de aumentar la masa muscular (1).

Es el ejercicio lo que nos ayuda a desarrollar masa muscular, no el sobreconsumo de proteínas.

¿Y qué pasa con las personas mayores? ¿Es cierto que necesitan consumir más proteínas para evitar la pérdida de masa muscular?

Consumir más proteína parece ser una estrategia ineficaz a la hora de preservar la masa muscular en las personas mayores. Una mayor ingesta de proteína, por encima de las recomendaciones oficiales, no aumenta la masa corporal magra, la fuerza, ni ningún otro marcador de la función física o el bienestar en las personas mayores (2).

Una vez más, es el ejercicio, el factor desencadenante del aumento de la masa muscular.

 

Estrategia errónea

Seguir centrándonos en el consumo de proteína como estrategia a la hora de querer mantener nuestros músculos y nuestra fuerza, durante toda nuestra vida, nos hace más daño que bien, especialmente en nuestros mayores, porque nos distrae de lo único que si funciona, el tipo correcto de ejercicio físico.

Este tipo de mensajes pueden acabar promoviendo un comportamiento sedentario en la mayoría de personas, relevando a un segundo lugar el ejercicio, ya que el énfasis está puesto en “comer más proteína” en lugar de “levantar más peso”.

Y recordemos, que la inactividad física, es un factor de riesgo totalmente evitable, para la mayoría de enfermedades crónicas degenerativas, y que contribuyen a una muerte prematura (3).

 Artículo sobre los beneficios del ejercicio

 

Nunca es demasiado tarde

Así que si quieres envejecer de forma saludable y totalmente dependiente, necesitas desarrollar un cuerpo fuerte y musculoso, algo que depende exclusivamente del tipo correcto de ejercicio. Que realizado de la forma correcta, no solo previene la pérdida de masa muscular relacionada con la edad, sino que además, ayuda a desarrollar nuevos músculos, a cualquier edad.

Incluso personas mayores que jamás hayan realizado ejercicio físico, son capaces de desarrollar masa muscular como las personas de su misma edad, que lleven toda la vida entrenando (4) .

Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio y obtener todos sus beneficios que te ayudarán a vivir más y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *