La Aparición de Las Enfermedades Degenerativas

Con el paso del tiempo las células de nuestro cuerpo se degeneran, perjudicando el buen funcionamiento de órganos y tejidos. Esta función o la estructura de los órganos o tejidos afectados empeoran con el transcurso del tiempo.

Esta degeneración puede manifestar diferentes síntomas, según el órgano o sistema que se ve perjudicado, que nos llevan a identificar enfermedades como, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares, la osteoartritis, la osteoporosis, el cáncer y Alzheimer.

A este tipo de enfermedades crónicas, que son de larga duración y progresión generalmente lenta, se les cataloga como enfermedades degenerativas. 

Y tienen una gran importancia prestarle gran parte de nuestra atención, ya que son la principal causa de incapacidad y muerte en el mundo. 

Oficialmente se suele decir que las enfermedades degenerativas son casi siempre incurables. Por eso no pueden ser simplemente tratadas para buscarles una “cura”.

Por ello, y aunque en todo tipo de enfermedades siempre es mejor prevenir que curar, en las enfermedades degenerativas, el papel de la prevención juega un papel vital.

Porque ya sabemos que el factor principal en la aparición de las enfermedades degenerativas esta relacionado con nuestro estilos de vida potencialmente modificables (por ejemplo, mejorando niveles de tensión arterial, o los niveles de colesterol a través de la dieta y el ejercicio).


Los dos factores responsables de toda enfermedad degenerativa

Como hemos visto, una enfermedad degenerativa aparece cuando las células se comienzan a dañar y pierdes la capacidad de crear nuevas células que funcionen correctamente.

¿Qué necesitas para generar nuevas células que funcionen?

1️⃣ Nutrición adecuada. Esto, más o menos, todos lo controlamos, o eso quiero creer. Ya sabemos que una alimentación rica en alimentos vegetales, mínimamente procesados, más suficiente luz solar, son la base de una correcta nutrición. En estos alimentos y en la luz solar, encontramos todos los nutrientes esenciales, además de los fitoquímicos, que ayudan a regenerar las células.

2️⃣ Eliminación de la basura. Desgraciadamente aquí veo que falta mucha información. Vamos a intentar arrojar un poco de luz.

Tienes que saber, que por muy bien que te alimentes, si no logras eliminar los desechos generados por el propio metabolismo, más los tóxicos que nos llegan por todos lados 24/7 (en la propia comida, agua, aire, desodorante, utensilios de cocina…) será imposible mantenerte sano mucho tiempo, o recuperar la salud si ya la has perdido.

¿Cuándo fue la última vez (o la primera) que te dijeron qué tu problema de salud podría estar en un SISTEMA LINFÁTICO congestionado?

Bueno, ¡lo acabo de hacer!

Cuando los órganos excretores no son capaces de eliminar las impurezas del cuerpo tan rápido como estas se generan, comienza la destrucción de todo el cuerpo, que lleva a que el sistema linfático se colapse.

Y cuando el sistema linfático se colapsa, ya no funciona correctamente, y empiezan a aparecer esos síntomas que ya vemos como normales y con los que hemos aprendido a convivir: cefaleas, migrañas, dermatitis, alergias, malas digestiones, inflamación, congestión pulmonar y nasal, flemas, dolores articulares…

En próximas publicaciones continuaré hablando más detalladamente del sistema linfático y el papel tan importancia que este juega en el mantenimiento de la homeostasis del organismo.

Y puedas contar con las herramientas necesarias para trabaja en tu DESINTOXICACIÓN DIARIA y conseguir un flujo óptimo de la LINFA.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *