Más fibra contra el cáncer de próstata

Un estudio más que nos muestra como nuestra salud depende mucho más de la dieta que de los genes.

El índice de cáncer de próstata en Asia es similar al de los países occidentales. Sin embargo, la gran diferencia entre unos y otros, es que en los occidentales, el cáncer tiende a progresar, mientras que no ocurre así en los asiáticos. Hasta ahora, los investigadores se habían centrado en buscar diferencias genéticas que explicaran este fenómeno; pero parece ser que la diferencia se haya en la alimentación y no en los genes.

Un estudio llevado a cabo con ratones (si, lo se, somos humanos, no ratones, pero muchos estudios llevado a cabo con ellos muestran resultados similares a posteriori en humanos) sugiere que esta diferencia puede deberse al consumo de una dieta alta en fibra.

Para el estudio, se alimentaron a ratones con IP6 (hexafosfato de inositol), uno de los componentes de las dietas altas en fibra, y se les comparó con un grupo de ratones de control; mostrando que los ratones a los que se les alimentó con el IP6, tenían volúmenes de tumores mucho más reducidos, lo cual podía ser debido a los efectos anti-angiogénicos (creación de nuevos vasos sanguíneos) del IP6 y a que también disminuía el ritmo de metabolización de glucosa de los cánceres de próstata (1).

Aunque este estudio no muestre resultados en humanos, creo se debería tener en cuenta los hallazgos mostrados, más aún, cuando cada vez más evidencias científicas van sacando a la luz los beneficios de una dieta alta en fibra para la salud de los humanos.

Recuerda, que la OMS recomienda el consumo de entre 25-35 gramos de fibra y, aunque esto ya es una opinión totalmente personal, considero que esta cantidad de fibra recomendada es excesivamente baja si verdaderamente queremos gozar de buena salud; por lo tanto, y repito, es simplemente una opinión personal a la que he llegado tras leer varios estudios y leer y aprender de las publicaciones de gente experta en la materia, considero que como mínimo deberíamos de doblar esa cantidad de fibra, para poder ver estos resultados positivos en nuestra salud, que menos que consumir unos 60-70 gramos a diario de fibra.

Y aunque suene exagerado, que no debería ser así, esta cantidad es relativamente fácil de conseguir cuando seguimos una alimentación basada en alimentos reales y enteros, tales como las frutas, verduras, legumbres, nueces, semillas y cereales integrales, únicos alimentos donde podemos encontrar toda la fibra que necesitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *