Consumo de frutas y verduras e incidencia de diabetes mellitus tipo 2

Se ha estimado que el consumo inadecuado de frutas y verduras podría haber representado 2,6 millones de muertes en todo el mundo en el año 2000 (1).

Y sin embargo, aún conociendo estos datos, y sabiendo los enormes efectos positivos de la fruta en nuestra salud; se ha asociado su consumo con una menor incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares (2),(3) hay muchas dietas que las limitan o en algunos casos las prohíben, alegando que su alto contenido en azúcares pueden ocasionar daños a nuestra salud, principalmente afectando a la glucemia, pudiendo llegar a ocasionar incluso diabetes.

Como ya saben, mi postura en este tema es muy clara, no debemos dejar de consumir alimentos como estos. Aunque si es cierto que las frutas son alimentos ricos en azúcares, a su vez contienen elevadas dosis de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que compensan los posibles efectos “negativos” que pudiera ocasionar este azúcar presente en las frutas.

Y es por esto, por lo que nunca podemos comparar los azúcares presentes en la fruta, un azúcar natural contenido en la matriz del alimento, con el azúcar industrial, ese azúcar libre que se incluye de forma exógena en los productos procesados, como bollería, refrescos, batidos, zumos, salsas de tomates, etc.

Los primeros son alimentos que nos proporcionan todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano, y debido principalmente a la gran cantidad de fibra que contienen, el azúcar que poseen (y el cual ciertamente necesitamos para gozar de buena salud), va a entrar de forma controlada a nuestro torrente sanguíneo, sin ocasionar grandes picos de glucemia o insulina en sangre. En cambio, los productos procesados que solo nos aportan azúcar libre, son productos refinados, pobres en nutrientes y sin fibra, lo cual hace que este azúcar entre de forma más rápida y descontrolada al torrente sanguíneo, lo que si puede ocasionar hiperglucemia y mayor nivel de insulina.

Así que son los azúcares añadidos los que debemos reducir, o mejor aún eliminar, según recomienda la OMS y no las frutas, vegetales u otras fuentes de azúcares naturales.

Pero remitámonos a la evidencia científica. Y para ello vamos a ver que nos dice esta revisión sistemática y metaanálisis sobre el consumo de frutas y verduras y la incidencia de diabetes mellitus tipo 2.

Y la conclusión a la que llegaron los científicos fue que no se encontró ninguna relación entre el consumo de frutas y verduras con la incidencia de diabetes tipo 2. En cambio un mayor consumo de estos, especialmente de hojas verdes, estaba asociado con un menor riesgo de sufrir diabetes tipo 2.  Y añadir 1’15 raciones más al día podría reducir la incidencia de diabetes en un 14%.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *